domingo, 15 de julio de 2018

Santos perdió 4-0 con Tigres y no es ni la sombra del equipo poderoso

Santos no es ni la sombra del equipo poderoso y equilibrado que hace apenas un par de meses ganó la Liga y ayer terminó siendo avasallado por unos Tigres, que no se tocaron el corazón para golearlos 4-0 y así proclamarse campeón de campeones.

El conjunto felino jugó suelto, por nota y casi sin despeinarse aprovechó las bondades que le ofreció la defensa rival, que pagó caro el precio de estar apenas acoplándose.

Gerardo Alcoba no pudo erigirse como el líder de esta zona, que sigue extrañando la solvencia que le otorgaba un zaguero como Carlos Izquierdoz, quien además de ser un hombre que le daba seguridad, también levantaba la voz en la cancha para ordenar a sus compañeros, haciendo gala de su capitanía.

Los pupilos de Robert Dante Siboldi aguantaron 40 minutos de bombardeo, pero antes de irse al descanso, los Tigres les dieron sus primeros zarpazos.

Al 41', apareció Guido Pizarro para poner el 1-0, en medio de la molestia de los hombres de la Comarca, que lo dejaron rematar a placer con la cabeza, luego de un cobro de tiro de esquina por izquierda.

Tres minutos después, Javier Aquino aprovechó un servicio de Jürgen Damm, para tirarse de palomita y clavar el 2-0.

En el complemento, Santos por más empeño que puso no reaccionó, sus hombres llegaban a línea de fondo, pero no hubo respuesta de la gente de ofensiva.
Lucas Zelayarán hizo el 3-0 al minuto 66, aniquilando al conjunto de Siboldi, que se fue a pique en todas sus líneas.

André-Pierre Gignac cerró la cuenta al 72', en una jugada, donde nuevamente volvió a ganarle la espalda a la defensa lagunera.

Santos debuta en la Liga el próximo domingo ante Lobos y no hay buenos presagios para ellos, mientras que Tigres recibe a León.